viernes, 22 de mayo de 2009

Porno para mujeres


.


Hemos aprendido a reconocer que nos gusta el sexo, y algunas nos atrevemos a decir que nos gusta el porno, pero quizá habréis notado que éste no está específicamente diseñado para nosotras, sino para ellos. Me refiero a cosas como, por ejemplo, que el hombre sea un barrigudo sudoroso mientras la mujer siempre tiene unas tetas enormes; por supuesto, tampoco es muy normal follar solamente con zapatos de tacón de aguja; sin duda, también me refiero al hecho de que la cámara enfoque a la mujer durante un 85% del tiempo total; además, me parece que estas mujeres tampoco son mujeres naturales, como cualquiera de nosotras (¿o acaso el pelo rubio platino y el maquillaje incluso mascaril para follar son normales?), sino mujeres hechas y preparadas para los hombres: muñecas hinchables, no personas con deseos; por supuesto también nos gustaría ver menos comidas de pollas y más de coños; por no mencionar centrar la atención en los cuerpos masculinos torneados y sudorosos de vez en cuando. Y en fin, creo que se me olvidan algunas cosas cuya única finalidad es demostrar que a las mujeres también nos gusta el sexo, también nos gusta la perversión y la masturbación, porque también somos humanas. Desde aquí llamo a la libertad de todas para disfrutar libremente de su sexualidad y de su cuerpo, y para luchar por que todas podamos hacerlo.
Por suerte, algunas mujeres están alzando la voz y mostrando su interés en este campo para romper con el tópico e igualar la situación. Una de estas mujeres es una catalana llamada Erika Lust.


http://www.lustfilms.com/

Como se puede ver en la página http://www.erikalust.com/ ella es una mujer totalmente normal, de unos treinta años, como cualquiera de nuestras amigas, hermanas, tías e incluso madres, pero se ha atrevido con un proyecto tan provocador como importante. Desde mi blog le brindo todo el apoyo, por supuesto. Lo que sigue es el manifiesto publicado en su página personal:


¿A las mujeres nos gusta el porno?

¿Debemos mirar porno las mujeres?. Parece ser que el cine x es un género que las mujeres debemos odiar, por obligación y tradición.

¿O debemos desafiar ese tópico? ¿Se puede ser feminista y que te guste el porno, o son cosas incompatibles? ¿El porno es una perversión o puede ayudarnos a aprender cosas sobre nuestra sexualidad? ¿Es sucio y mata el deseo o ayuda a despertar nuestra líbido? ¿Tenemos que protestar contra el porno y prohibirlo o debemos participar en este fenómeno masculino, para cambiarlo y moldearlo a nuestro gusto?

Manifiesto

Por un nuevo cine explicito inteligente, femenino y feminista.

Aquí estamos, por fin las mujeres hemos llegado para cambiar el porno. En el nuevo cine para adultas quiero ver a mujeres decidiendo cómo se nos representa: quiero ver a mujeres siendo mujeres, mujeres como tú y como yo, mujeres con sentimientos, educación, profesiones, madres, casadas, divorciadas, solteras, amantes, jóvenes, adultas, delgadas, con curvas, siempre disfrutando de su sexualidad y disfrutando las situaciones sexuales que se presentan en las películas.

La sexualidad de las mujeres es fuerte en su expresión, quizás eso preocupe a algunos hombres, quizás prefieren pensar que sólo las guarras, las prostitutas y las calentorras son sexualmente atractivas, y que el resto de mujeres son seres inocentes. A muy pocos hombres les gusta pensar en la sexualidad de sus madres, hermanas o hijas. Y es que todas somos seres sexuales, no sólo las Jennas Jamesons.

No pienso sentarme y esperar a que la industria de la pornografía reaccione, y que ella misma re evalúe sus creencias básicas y arraigadas sobre la sexualidad femenina. Si no lo hacemos nosotras, ellos no lo harán.

¡Atención! Nuestra sociedad tiende a ignorar el porno, a considerarlo algo privado que no interfiere en otros aspectos de la vida. Y no es cierto, hay que tener cuidado porque el porno no es sólo porno, es un discurso, una manera de hablar sobre sexo. Es una manera de ver y entender lo masculino y lo femenino. Pero es un discurso y una teoría casi 100 % masculina (y muchas veces machista), no hay voces femeninas en ese discurso, igual que hasta no hace mucho no había voces femeninas en la esfera política o en los comités de dirección de la empresa privada.

Así como creo que las mujeres tenemos el derecho a disfrutar del cine adulto, pienso también que debemos reivindicar nuestra participación en el contenido de este discurso. Tenemos que ser creadoras: guionistas, productoras, directoras...

Acabo de ser madre hace poco tiempo, y pienso que me gustaría que mi hija, cuando esté expuesta al cine adulto, en su adolescencia, reciba mensajes positivos sobre la sexualidad, con valores y discursos femeninos. No quiero que quienes le expliquen a través del cine explicito cómo es el mundo del sexo sean Rocco, Nacho, Marc Dorcel, Private, Penthouse... No deseo establecer una censura feminista en el mundo adulto, ellos seguirán expresando siempre su punto de vista, que acepto y respeto, sólo quiero que no sea el único punto de vista, quiero un porno donde haya diversidad de opiniones.

Hoy en día vivimos en una sociedad que (nos guste o no) está «pornificada». El porno está muy presente en Internet, ha entrado en los medios de comunicación masivos, ya ha salido del armario oscuro donde se encontraba. En este contexto es muy importante que las mujeres seamos críticas con este fenómeno. Los valores que transmite el porno deben ser analizados y cuestionados por nosotras permanentemente.

Durante la explosión del movimiento feminista en los años sesenta y setenta, se criticaban los valores machistas que el cine y la publicidad ayudaban a perpetuar. Hoy debemos hacer lo mismo con el cine X, mujeres. No podemos ignorarlo y pensar que no es importante ya que sólo lo miran los hombres. Porque aunque fuera así, lo que ellos ven y aprenden en el porno nos afecta también a nosotras. Muchos de ellos entienden e interpretan la sexualidad femenina a través del porno.

Creo que si las mujeres participamos en el discurso de la pornografía tendremos ante nosotras una excelente oportunidad para explicar a los hombres nuestra sexualidad de manera muy explícita y gráfica. ¿Qué mejor ocasión se nos va a presentar para ayudarles a entender algo que todas sabemos que a muchos les cuesta comprender?

Erika Lust

lunes, 27 de abril de 2009

Adiciones

Ramero: clase de halcón, recién salido del nido.
Ramera: puta

Fulano: alusión a alguien cuyo nombre se ignora o no se quiere mencionar
Fulana: puta

Lobo: mamífero canino carnicero
Loba: puta

Guarro: cerdo/ hombre sucio o desaliñado/ hombre grosero, ruín o despreciable
Guarra: puta

Fresco: moderadamente frío
Fresca. puta

Hombre de vida alegre: feliz, dado a los placeres
Mujer de vida "alegre": puta (cabe señalar la contradicción)

Buscón: hombre que se dedica a hurtar o que lleva vida pendenciera
Buscona: puta

Pupilo: alumno, discípulo
Pupila: puta

Pedorro: que echa pedos repetidos
Pedorra: puta

Pendón: insignia militar en forma de bandera para distinguir los regimientos
Pendona: puta

sábado, 18 de abril de 2009

DEMOSTRACIÓN DE QUE LA LENGUA CASTELLANA NO ES MACHISTA EN ABSOLUTO




ZORRO: Espadachín justiciero
ZORRA: Puta
____________________________


PERRO: El mejor amigo del hombre
PERRA: Puta
____________________________

AVENTURERO: Osado, valiente, arriesgado, hombre de mundo
AVENTURERA: Puta
____________________________

AMBICIOSO: Visionario, enérgico, con metas
AMBICIOSA: Puta
___________________________

CUALQUIER: Cosa o persona indeterminada
CUALQUIERA: Puta
____________________________

HOMBREZUELO: Hombrecillo, varón mínimo o pequeñito
MUJERZUELA: Puta
___________________________

HOMBRE PUBLICO: Personaje prominente
MUJER PUBLICA: Puta
_____________________________

GOLFO: Masa de agua marina, parcialmente rodeada de tierra
GOLFA: Puta
___________________________

LOBO: Mamífero predador rapaz y feroz. Hombre experimentado y agresivo.
LOBA: Puta
______________________________

LIGERO: Hombre débil y/o sencillo.
LIGERA: Puta
______________________________

ADULTERO: Infiel
ADULTERA: Puta
_____________________________

PUTIN: Jefe de Estado ruso
PUTINA: Putilla
_______________________________

Y para terminar de manera definitiva:

HOMBRE QUE VENDE SUS SERVICIOS: Consultor
MUJER QUE VENDE SUS SERVICIOS: Puta


Es un correo encadenado que me ha llegado, y la verdad es que es buenísimo :D!!

Un saludo.

Ali.

lunes, 6 de abril de 2009

La tes-tont-erona ofendida

.



Bueno, quizás el título suene feminista radical, o algo así (de hecho, he cambiado "testosterona" por "testonterona", idea que me dio mi padre, quien se ofendió con el anterior título por generalizar la testosterona como algo malo por naturaleza). No es esa mi intención en absoluto (véase final de post). Me gustaría, ya que regreso después de tanto tiempo, relatar una anécdota que nos ocurrió a mí y a unas amigas hace algunos días, de viaje en Londres.

Estábamos sentadas, dentro del hostal por el calorcito, en unas escaleras. Hablábamos tranquilamente sobre el día que habíamos pasado y los planes para el siguiente... entonces llegó un chico.

Era alto, moreno, bastante bien parecido... pero lo perdió todo al segundo y tres milésimas de entrar en nuestra vista. Pasó por delante de nosotras, y una vez nos vio bastaron ese segundo y tres milésimas para que su semblante y actitud corporal cambiasen por completo. Comenzó apagando su cigarro, trabajosamente por cierto, contra la pared, dejando en ella una serie de líneas de ceniza, y luego lo tiró al suelo: sus primeras marcas del macho.


Tras esto, arrojó su cazadora a nuestro lado en las escaleras y se sentó, totalmente convencido de que lo estábamos deseando, al lado de nosotras: concretamente al lado de una de mis amigas a la que llamaremos CB. Comenzó preguntando lo típico: "Espagnola?", y le seguimos la conversación al principio, pareciéndonos que entraba dentro de la normalidad. Después de cruzar unas pocas palabras en que empezaba a delatar su naturaleza, llegó un amigo suyo, el cual le proporcionó una cerveza de las que precisan de un abridor (o del mobiliario urbano) para ser abiertas. El macho (llamémosle así al primer italiano: seguro que le gustará), viendo que no tenía el famoso abridor, decidió tratar de abrir la cerveza golpeándola, aproximadamente diez veces sin éxito, contra la pared (la misma de las líneas de ceniza). Obviamente, ésta quedó llena de rallazos, que constituyeron la segunda marca del macho. Mientras hacía todo esto, como buen italiano del sur, halagaba a mi amiga CB con abundantes y pegajosos piropos en espagnoliano.

Viendo que no podía abrir la cerveza, pidió un mechero. Intrigada preguntándome de qué escabrosa manera lo utilizaría, se lo proporcioné. El macho hizo un ágil y rápido movimiento con el culo del mechero mediante el cual abrió la botella sin ningún problema. Estoy segura de que durante la primera milésima de segundo después de hacer eso y que le saliese tan bien se sintió orgulloso de sí mismo y la moral le subió bastante, exactamente igual que la espuma de la cerveza que empezó a salir a borbotones inmediatamente después de ese segundo: había estado batiéndola un buen rato mientras rallaba la pared tratando de abrirla. No era de extrañar. De este modo, dejó la tercera marca del macho en el suelo, en forma de un gran charco de cerveza.

La quinta marca vino dada porque tiró el tapón sin ningún escrúpulo, con bastante fuerza además (¿por qué?), en una esquina.


Así es como el macho, en cinco minutos, dejó sus cinco marcas sobre el territorio para atraer a la hembra.

Pero aquí no acaba la historia. Su amigo el italiano hablaba conmigo y con la otra amiga (OBL) en términos totalmente normales: vamos, que no te daban ganas de darle una torta, pero el macho acariciaba las manos de CB, su cintura, su cara, intentaba besarla, etc. Todo esto habiéndola conocido cinco minutos atrás y mientras ella, por supuesto, no daba ninguna muestra de tener ganas de recibir caricias de este tipo... yo, viendo esto, y viendo cómo ella no hacía lo suficiente por sacárselo de encima, ardiendo de rabia y con el corazón acelerado, les dije a mis amigas "Bueno, teníamos que subir ya, ¿no?" (mentira podrida), las miré con cara de circunstancias, ellas entendieron y nos despedimos de los tíos. Bueno, en realidad solamente del amigo del macho, puesto que él había cogido bruscamente su cazadora y se había ido enfadado y ofendido al ver su orgullo dañado. Por cierto, al levantarse se resbaló como un pato con el charco de su marca, en la que apoyó torpemente la mano, y casi se cae, mientras nos enseñaba su preciosa hucha italiana del sur.

Parece ser que como CB no le correspondía, y supongo que mis miradas encendidas contribuirían, optó por la furia y la conciencia de agravio, y se fue muy ofendido sin despedirse de su amada de los últimos minutos, ni de OBL, ni de mí.


Nosotras, en vez de subir a la habitación, obviamente nos fuimos a otro sitio del hostal, bastante escondido, a compartir lo asquerosa que nos había parecido la escena. Yo estaba nerviosísima, tenía el corazón muy acelerado, porque había estado en tensión todo ese tiempo, y sin dar crédito. Pues ahí estábamos, hablando en la esquinita escondida del hostal, cuando contra todo pronóstico el macho pasa por delante de nosotras... en ese lugar recóndito donde se suponía que nadie pasaba. El macho ni nos miró, por supuesto: aún se acordaba de nuestro gran insulto. Como catorceañeras, ahogando nuestras risas nerviosas, corrimos (de verdad) a escondernos en otro lugar seguro. Cuál fue nuestra sorpresa cuando a los dos minutos vuelve a pasar el macho... hacia la cocina, a las dos de la mañana.

En fin, de entonces en adelante cada vez que escuchábamos voces por el hotel nos escondíamos como podíamos, porque no era agradable para nosotras la presencia del macho dominante.

Finalmente decidimos ir a la sala principal a sentarnos tranquilamente. Muy cerca de nosotras, en el mismo sofá, había una chica bastante guapa. A los tres minutos volvió a aparecer el macho (quizás nos olía) y se sentó a nuestro lado. Ante nuestra sorpresa, nos dijo "espagnolas?". Esta vez empezamos a reírnos entre nosotras y a dejarle más que claro que no era bienvenido, con lo que se puso serio, se volvió hacia la otra chica, y le dijo... a que no adivináis qué...

"¿Espagnola?". La chica nos miraba, se reía y las pocas veces que le respondía era mordazmente y sin mirarlo siquiera, con lo que tras cinco minutos de intento el macho se levantó sin decir ni "ciao" y se puso a jugar al billar con sus compatriotas a tres metros de nosotras. Sinceramente, nunca había oído a un grupo de hombres gritar tanto, y eso que vivo en España. En fin, no sé si era sólo por ser italianos, o más bien por dejar claro que seguían allí, pero no dejaban de reír altísimo e insultarse atronadoramente unos a otros con un exquisito acento napolitano.

Hay que decir que gracias a esto, cuando el macho se levantó, tuvimos la ocasión de conocer a la chica, que era brasileña y estaba haciendo un interesante viaje por Europa ella sola, además de ser guapísima. Eso sí, nuestra conversación con ella se vio levemente interferida por las altisonantes voces masculinas, tan joviales como agresivas.

Pero la historia aún no ha terminado. Más o menos una hora más tarde, cuando decidimos acostarnos, subí hacia mi habitación (no pocas escaleras) para descubrir que mi tarjeta no funcionaba. Tuve que bajar de nuevo a la recepción del hostal para que me la activaran, y mientras estaba en la barra avisando al recepcionista, ¿quién vuelve a aparecer? El macho, por supuesto. Su fragancia alcohólica invadía todo el recinto, y su presencia omnipotente también. Apoyó sus viriles codos en la barra, me escrutó fijamente con una mirada que debía considerar penetrante y provocativa, y me dijo: "espagnola?". Sin poder aguantar más, cogí rápidamente la tarjeta activada sin responderle y corrí hacia la puerta, donde otras dos chicas se quejaban de que las estaba molestando, para volver a subir las numerosas escaleras y entrar por fin en mi habitación, que esa noche compartía con nueve personas desconocidas. Seis de ellas trataban de dormir, mientras que dos de ellos hablaban en voz alta y con la luz encendida (insólito, ¿verdad? Respeto ante todo.) y el último roncaba como un jabalí. Esa noche me acosté sobre mi sudadera doblada porque en recepción no me habían podido proporcionar almohada, y traté de imaginar que estaba en mi casa con la cabeza vuelta hacia la pared y los ojos como platos, pero eso es otra historia, y no viene al caso del blog.

Simplemente quisiera subrayar la actitud del macho.

Me pregunto por qué vendrá incentivada este tipo de actitudes en algunos hombres, y la respuesta no puede dejar de ser: porque a veces funciona. Quiero decir, si no "funcionase" , obviamente no habrían aprendido sus cerebros a emplearla: tampoco creo que sean tan tontos.

Con "funcionar" me refiero a que las chicas, italianas o de donde sean, se dejen seducir por esta imponente actitud, carente por completo de humildad o respeto hacia la persona con que se está tratando. Se supone que para mantener una conversación hace falta empatía o receptividad con tu interlocutor, y me parece evidente que si una chica no da muestras de querer estar hablando contigo, lo mínimo (no sólo por respeto a ella sino también por orgullo propio) es dejarla en paz e ir a otra cosa. Lo más triste de todo es que el cerebro borracho y sincero de este macho solamente funcionaba de forma automática siempre del mismo modo: veo chica-me dirijo a ella preguntándole si es española-intento sobarla lo más posible-haré con ella lo que me deje. Veo otra chica- mismo proceso, y así sucesivamente. ¿Somos realmente personas para hombres como este?


En fin, creo que sobran las explicaciones, y es que esto me lleva una vez más, como lo del maltrato, a pensar que las mujeres somos igual de culpables que ellos, por pasivas o por permisivas, y esto es algo tan triste como cierto.

Un saludo.


Alicia.

lunes, 2 de febrero de 2009

La mujer en el siglo XVII



.

Ahora, algún tiempo más tarde con respecto a aquella entrada que hablaba de la mujer en el siglo XVI, me refiero en esta otra a la del siglo XVII.

Estoy leyendo y estudiando las Novelas Ejemplares de Cervantes, y en todas ellas aparecen mujeres y en todas ellas las mujeres constituyen prototipos fijados, al igual que el resto de personajes masculinos. De hecho, el trabajo que voy a hacer al respecto trata exactamente del papel femenino en estas composiciones.

Como decía, siempre, en todas o casi todas las novelas, aparece una joven y bella dama, que además de que "sus ojos son como dos soles, la blancura de sus manos se confunde con la de la seda de sus ricas vestiduras, sus cabellos son dorados como el sol y Vuesa Merced ha de saber estas y otras razones que bla bla bla", es decir, aparte de bellísimas a lo "Siglo de Oro", son también (siempre) buenas y virtuosas. Y esta bondad y virtud vienen dadas únicamente por su "discreción" y "honestidad" (¿cuántas veces habré leído esas palabras en estos días?), es decir, por su discreción en el aspecto de bajar la mirada, cubrir su rostro, hablar en voz baja y humildemente, etc.: y por su honestidad en el sentido de mantenerse purísima y castísima, a pesar de todos los hombres que la desean y que en muchas ocasiones tratarán de convencerla o incluso forzarla. De este modo, si "cae" es culpa suya, y si la violan quien sale deshonrada es ella, por supuesto: ¡el tío no ha hecho nada malo! ¡Travesuras de jóvenes!

De hecho, en algunos casos la chica en cuestión permanece encerrada en su casa por algún motivo (por ejemplo, el hecho de haber sido deshonrada y no querer que nadie lo sepa), y este encerramiento hace que, al no mostrarse con frecuencia, los deseos de los hombres de verla (y etcétera) aumenten.

Una cosa que me llamó mucho la atención, aunque de hecho es normal teniendo en cuenta la moral de la época, es la siguiente. En muchas de las novelas una chica es "deshonrada" y el argumento se centra en recuperar su honra. El caso es que, a veces, la chica la caído en la tentación porque un hombre le prometió casarse con ella y por eso decidió entregarse, y claro, luego el hombre se va por piernas y la deja "sin honra y sin marido". Pero otras veces, como en La española inglesa, que leí hoy, la chica perdió la honra al ser violada, y no por consentimiento propio más o menos consciente. Pues bien, la primera vez que leí uno de estos casos, la mujer, muy solícita, se había vestido de hombre y partido a hurtadillas de su casa a buscar al maromo que la deshonró: y yo pensaba "ahora se va a vengar de él, a ver cómo le canta las cuarenta, a ver... a lo mejor le saca la espada y todo... este Cervi se pone interesante..." pero héte aquí mi sorpresa cuando la dama llega a encontrar al marido, y en vez de darle su merecido le pide de rodillas que se case con ella... y llora lágrimas de felicidad cuando él consiente... y esto no sólo cuando ella accedió a echar el famoso y deshonroso polvo, sino también cuando fue violada, como en la novela que leí hoy...

No sé, a lo mejor a alguna gente le parece raro que me extrañe esto, y desde luego obviamente no puedo aplicar la perspectiva de hoy en día a una obra literaria: simplemente me imagino lo jodido que era ser mujer por entonces, y lo veo ahora muy de cerca a través de este escritor. Si te violaban, callabas para que el pueblo no se burlase de ti; si te quedabas embarazada porque te habían violado, a esconder el hijo por el mismo motivo y a vivir soltera y repudiada toda tu vida; si te apetecía echar un polvo podías olvidarte de vivir feliz por los días de los días... y bueno, un largo etcétera que no es necesario escribir...

Claro está, que tal y como eran educadas era bastante raro que a una le apeteciese echar un polvo así porque sí, y además seguro que les gustaba mantener el comportamiento que se esperaba de ellas (al igual que ocurre ahora) para ganarse las alabanzas y la admiración.

De todas formas, lo que está claro es que de siglo XVI al siglo XVII, y de ahí al XVIII, las cosas no cambiaron mucho, debido, como sabemos, a la moral religiosa imperante.


Mulier Nobilis Hispanica

domingo, 25 de enero de 2009

Mujer moderna



Por esto, una vez conseguido el formar parte del mundo laboral, hemos de luchar ahora por que los varones formen parte del ámbito doméstico. El trabajo en ambas "zonas" no debe estar distribuido según el género, sino de una forma justa entre personas.
.
.
Creo que en la sociedad actual, muchos chicos han sido educados por sus madres de modo que, como mucho, lo que hacen en casa es poner la mesa y quizás recogerla: puede que incluso hacer su cama... pero no es lo normal que se pongan a hacer la comida, por ejemplo, a fregar la loza, planchar o tender la ropa o pasar un paño por la cocina... Me estoy refiriendo a que muchas madres, debido a la educación que recibieron, consideran que el varón no debe desempeñar una (gran) labor en la casa. Por esto hoy en día, y en España, claro, todavía se están criando hombres machistas a este respecto, a los que quiero pensar que sus futuras novias y esposas, no sin gran esfuerzo y estrés al respecto, pondrán las pilas en su momento.

De todas formas hay ahora un problema social creado por el reciente acceso a la mujer en el mundo laboral, y es el cuidado de los niños. A mi parecer, la medida más justa es dar un tiempo de baja laboral por lactancia a la mujer primero, y posteriormente un tiempo exactamente igual al padre de la criatura para que se dedique a cuidarla también. Pero este tiempo, en total, abarcará como mucho dos años, y un bebé de dos años todavía es muy, muy dependiente de sus padres... por tanto se contratan canguros, se llevan a guarderías desde una edad temprana, más adelante el niño se pasa horas solo en casa o criándose en casa de los abuelos, no siendo controlado con respecto a su comportamiento, a su seguimiento académico, o a lo que ve en televisión, por ejemplo... Vamos, que el núcleo familiar, por así decirlo, no es tan robusto como lo era cuando la mujer se pasaba todo el día en casa. A este problema no sé qué solución me parece la más justa, porque es la independencia femenina contra la perfecta crianza infantil. En todo caso, la situación está siendo sostenible y no creo que el fracaso escolar derive de este tipo de cosas, como señalan algunas personas. Sobre el sistema educativo quizás hable otro día, pero creo que antes de reformar el sistema universitario de forma tan radical como acaban de hacer, habría que plantearse cambios importantes en la educación primaria y, muy especialmente, secundaria.
.
En todo caso creo que en este tipo de cosas nuestra sociedad sólo está yendo hacia adelante: el gran problema de género contra el que lucho (en este país, claro está) es el machismo con respecto al sexo, del que ya hablé en numerosas ocasiones: la mujer como objeto y todo eso que parece aún tan normal y está tan aceptado. Pero esto es en nuestro país, donde tenemos suerte... En otros, sobre todo fuera de Europa, hay tanto más por hacer... pero qué voy a decir que no sepáis. El otro día, me dijeron "Tu blog está muy bien, pero seguro que ya te lo dice mucha gente", pensé, y respondí "En realidad no demasiada", y la persona me dijo "Bueno, seguro que al menos, entre gente de nuestra edad, no tienes detractores". Pensé otra vez, y dije "Sí, en realidad sí." Y no sé si considerar detractores a gente a la que más bien le parece gracioso, digno de burla, que me ocupe en estos temas. En realidad, a mí me gustaría preguntar a qué temas se dedica esa gente.

Sin más, me despido.
.
Un saludo :)

miércoles, 14 de enero de 2009

Sexo en Nueva York

.



Sexo en Nueva York es una serie que nunca he seguido.
.
Supongo que es un prejuicio, porque, como digo, nunca había visto un capítulo completo, pero mi idea era que las protagonistas son mujeres (bastante frívolas algunas, y cínicas) precupadas por asuntos que se consideran asuntos femeninos: los hombres (excluyendo la homosexualidad), la ropa bonita y cara, el sentimiento posesivo de la amistad femenina, etc.
.
Por primera vez, hoy vi un capítulo, puesto que nuestro profesor de inglés decidió ponérnoslo para mejorar nuestro oído (Es curioso, sí, que escogiera precisamente un capítulo de esta serie). En todo caso, mi idea de estos personajes femeninos no era muy lejana de cómo son. Destacaré un personaje, una tal Samantha, quien me llamó la atención por su soltura a la hora de ligar y acostarse con hombres: me parece genial que esto se normalice en el ámbito femenino, evidentemente. Es enriquecedor, moralizante, excitante y divertido tener una vida sexual plena, tanto para mujeres como para hombres., aunque algunos y algunas quieran hacernos sentir putas por ello.
.
Pero a lo que iba no es a eso, sino a lo siguiente. Las mujeres que aquí aparecen son trabajadoras, liberales, independientes, y todo lo demás que se espera de ellas en un país occidental, libre y democrático. No obstante, hubo una cosa que me llamó la atención, y que es muy ilustrativo del que yo creo que es el problema en este tipo de países, y que ya he comentado muchas veces en este blog. Uno de los personajes iba a una cita múltiple donde se daba a conocer a diversos hombres. La chica, Miranda, era abogada, y esto les dijo a los primeros, que perdieron en seguida el interés de hablar con ella, así que decidió decirles a los siguientes que era azafata de aviones. El primero que lo escuchó quiso conocerla y acostarse con ella al instante. Miranda explicó a sus amigos que había hecho esto para probar su teoría de que a los hombres les asusta que una mujer tenga un trabajo "poderoso" (powerful, decían) como el de abogada. Simplemente, desde mi punto de vista, si un hombre pretende que tenga un trabajo poco poderoso para estar interesado en mí, ese hombre puede olvidar acostarse conmigo, porque está menospreciándome a mí y a todas las mujeres, lo cual hace que instantáneamente pierda el interés en él. No obstante, estos personajes ven como algo normal que un hombre piense así. Es decir, realmente la mujer se está objetualizando si utiliza una treta como ésta para acostarse con un hombre sin importarle lo que todo esto lleva detrás, que es lo que acabo de explicar según a mí me parece: se está integrando en un sistema con el que supongo que no está de acuerdo (si tiene esa teoría), pero en vez de luchar contra él ayuda a que siga en vigencia. Creo que la sociedad americana es más tradicional a este respecto, por detalles que veo en series como, por ejemplo, How I met your mother, Friends, etc.
.
Hay otro tema sobre el que pienso exactamente lo mismo, y que de hecho también se mencionaba en este capítulo, y es el de la importancia que las mujeres (en este caso americanas, y quiero pensar que en España no tanto) dan a las bodas. En Friends Monica quiere casarse con Chaendler y él tarda en tomar la decisión: cuando la toma todo es súper romántico, etc. y a la hora de preparar la boda ella quiere que todo salga a la perfección y se estresa como nunca en su vida. De su boca salen frases como "Esto es cosa de las mujeres" "Deja que yo me ocupe de todo, cariño" (como diciendo que el lo hará mal o sin interés). Con Lily, de How I met your mother, pasa exactamente lo mismo. En ambas series se menciona que el día de la boda es el día más importante en la vida de una mujer, e incluso hay envidias entre sus amigas, o situaciones en que la novia se enfada porque una amiga suya toma más protagonismo que ella el día de su boda (en Friends Rachel descubre que está embarazada, por ejemplo.).
.
Me llamó la atención que en una serie donde todos y todas son tan liberales como en Sexo en Nueva York, la boda fuese tan importante para la novia y sus amigas. Creo que esto viene de la educación que se nos da desde niñas: las princesas de los cuentos que acaban siempre casadas y felices, los juguetes (muñecos que representan bebés a los que hay que cuidar, muñecas sexys con atuendos a la última moda, últimamente videojuegos en los que hay que cuidar a "el bebé más mono"...), el deseo que se nos inculca de estar guapas para los hombres, etc. Todo eso desarrolla nuestro instinto de belleza (fundamental en una boda) y maternal (importante también), con lo que desde pequeñas se nos enseña que la boda es muy imporante para nosotras.
Personalmente nunca me gastaría tantísimo dinero en una ceremonia ni haría que mis amigos y seres queridos se lo gastaran en regalos para mí y mi "marido", y desde luego esa ceremonia no se haría en ninguna Iglesia. Creo que la boda es simplemente un papeleo para estar unidos ante lo civil y así pagar menos impuestos, por lo que quizá esté bien, pero nunca el día más importante de mi vida, en el que debo estar más guapa que nunca, ni un derroche descabellado de dinero en un solo día. El amor es algo muy bonito que hay que construir, trabajar y mantener, y que hace madurar a una persona y sentirse, en ocasiones, desbordada de felicidad, pero no creo que tenga que sellarse de este modo tan ostentoso y cursi.
.
Evidentemente, éste es sólo mi punto de vista, y respeto a todo aquel o aquella que piense lo contrario, pero señalo, como hice antes, que me llama la atención en una serie tan liberal como ésta.Al fin y al cabo, la religión está presente en la sociedad americana incluso en este tipo de ocasiones, a pesar de que sea una contradicción con el resto de acontecimientos del capítulo y supongo que de la serie en general, ilustrados rápidamente por su título.
.
Un saludo.

martes, 13 de enero de 2009

La mujer en Irán

.



<<Campaña por la Igualdad para recoger un millón de firmas a favor de los derechos de las mujeres en Irán. Las autoridades iraníes han respondido reprimiendo duramente a muchas de las personas que participan en esta campaña. Recientemente decenas de mujeres han sido arrestadas por participar o ser sospechosas de poder participar en actos relativos al 12 de junio, día de la solidaridad con las mujeres en Irán. 25 se encuentran todavía detenidas en la prisión de Evín. Entre ellas Mahboubeh Karami, de 40 años, periodista y miembro de la Campaña por la Igualdad. Por otro lado, la defensora Hana Abdi, de 21 años, ha sido condenada a cinco años de prisión, pena que cumplirá en el exilio en la provincia de Azebaiyán Occidental, por reunirse y colaborar para “cometer un crimen contra la seguridad nacional”. Amnistía Internacional la considera una prisionera de conciencia, así como a Ronak Safarzadeh, acusada de “animosidad contra Dios”, cargo que puede ser castigado con pena de muerte. Las dos defensoras además han sido sometidas a tortura o malos tratos, según informes recibidos por Amnistía Internacional. En los últimos meses otras seis defensoras han sido condenadas a penas de cárcel y flagelación, y en estos momentos están a la espera de que sean vistos sus recursos. Aunque las sentencias están suspendidas, podrían aplicarse inmediatamente si las mujeres son acusadas de un delito similar. De ser así, también serían consideradas presas de conciencia ya que Amnistía Internacional considera que fueron juzgadas y condenadas únicamente por ejercer pacíficamente su derecho a la libertad de expresión y asociación. Las seis defensoras de derechos humanos condenadas son Marzieh Mortazi Langaroudi, Narin Afzali, Nahid Ja’fair, Zeynab Peyghambarzadeh, Rezvan Moghaddam y Parvin Ardalan. >>



Además de este fragmento, copiado de la página de Amnistía Internacional, me gustaría recomendar dos obras de una autora iraní descontenta con la sociedad de su país, la política, la imposición religiosa y el trato recibido por su género femenino. Esta autora es Marjane Satrapi: por ahora he leído solamente dos de sus comics. En Persépolis, Satrapi nos cuenta la historia de su vida desde que era una niña, explicando cuidadosamente la historia de su país e ilustrando su funcionamiento político y social con interesantes anécdotas vividas en primera persona. La autora estudió, además, en Europa (Viena), y cuenta cómo se produjo el choque de culturas al llegar al mundo occidental: los prejuicios que cada sociedad tiene para con la otra, las diferentes preocupaciones de los ciudadanos y ciudadanas de un país que vive bajo una opresión tiránica comparadas con las de los ciudadanos y ciudadanas de un país "libre" y dedicado al "ocio". Cuenta la autora cómo se siente iraní estando en occidente y occidental en Irán: finalmente se vio obligada a exiliarse a París, donde reside actualmente, para poder realizarse como persona sin que nada ni nadie se lo impidiese. La historia, además de interesante, es muy amena, ya que está tratada también de forma muy divertida en las partes que lo permiten. Satrapi hace una mordaz crítica de la imposición religiosa en su país, y da una completa visión social, muy enriquecedora para quienes estén interesados/as en el tema, sin perder nunca el sentido del humor.

. Policías: "Sí... pero... cuando corres... tu culo hace movimientos... ¿cómo decirlo?... obscenos"

. Satrapi: "¡Bueno, entonces no me miréis el culo!"


En Bordados, bastante más breve y de rápida lectura, la autora nos presenta conversaciones (también reales) de sobremesa entre mujeres iraníes. En ellas se tratan temas relacionados con el amor y el sexo, desde el punto de vista femenino, evidentemente: cada mujer cuenta su experiencia. Lo recomiendo también encarecidamente, pues además se tarda muy poco en leer. Ambos volúmenes presentan una calidad gráfica notoria. Saludos :)